2013/12/11

De Santurtzi a Barakaldo, a golpe de remo



LA LOCALIDAD MARINERA SE ESTRENA EN LA RÍA CON RECORRIDOS DE RAFTING, CANOAS Y PADEL RIVER

PASAR remando bajo el Puente Colgante o admirar desde el centro de la ría los antiguos Altos Hornos, es una de esas cosas que se quedan impresas en la retina. Desde Santurtzi, pero esta vez hasta Barakaldo y no Bilbao como dice la canción, es posible disfrutar de este paisaje gracias a una experiencia pionera que permite practicar canoa, rafting y hasta padel river -similar al padel surf pero sobre una canoa en lugar de una tabla-. La iniciativa se inició ayer con el primer viaje de rafting en la ría; un recorrido al que se sumó DEIA para recorrer la ría a golpe de remo.
La recuperación de la ría y las buenas cifras de turismo que maneja Santurtzi han allanado el camino de la empresa Akuamaya Aventura, que desde ayer ofertará cada día tres modalidades diferentes de experiencias sobre el agua. "Vimos la posibilidad de instalarnos y hemos recibido todo el apoyo por parte del Ayuntamiento y el Área de Turismo", explica Fito Lozón, responsable de este proyecto. Su llegada a Santurtzi ha sido como un sueño hecho realidad para él, ya que ha pasado "toda la vida" en la ría, incluido un pasado como remero de Kaiku. "Es un sueño poder estar ahora disfrutando así de la ría", asegura.
Las excursiones tendrán como salida el puerto de Santurtzi y llegada la dársena de Portu, en Barakaldo. Pero la salida y la meta se modificarán en función de las mareas: si está alta, se saldrá desde la localidad marinera para tener la corriente a favor. Si está baja, al contrario.
Situarse dentro de una balsa de aire en mitad de la ría hace que uno se sienta pequeño. Parece que el destino de llegada está muy lejos. Pero la preocupación sobre cuánto se va a tener que remar hasta poder pisar tierra firme se disipa cuando se levanta la mirada del remo. Altos Hornos, gabarras, el ayuntamiento de Portugalete, las señoriales casas de Las Arenas, los palacios jarrilleros y en el centro, elegante y firme, el Puente Colgante.
Es difícil apartar la vista de cada uno de los monumentos que, a pesar de ser conocidos por muchos, se antojan como nuevos desde una perspectiva diferente. Única. "La desembocadura del río Galindo, la gabarra que se utilizaba antiguamente para cargar carbón, la orilla de la Náutica, que antiguamente eran todo playas... Son zonas muy bonitas y que ahora se pueden conocer desde el agua", añade Lozón. "Son cosas muy bonitas para ver", insiste.
Los aventureros tendrán tres maneras de recorrer la ría: en balsa haciendo rafting, con una capacidad máxima de 10 personas; en canoa, ya sean para una persona para disfrutar de la iniciativa en pareja, o practicando padel river, que consiste en ir de pie sobre una canoa "que es mucho más estable que una tabla de surf", asegura Lozón.
Cada salida se realiza con la compañía de monitores titulados que, además aportarán los conocimientos necesarios para remar como un experto y la seguridad de que no se suceda ningún incidente, ya que la ría cuenta con bastante volumen de circulación. El precio de las salidas es de 33 euros por persona; un precio que incluye la ropa y el calzado oportuno, los traslados y una hora de experiencia inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.