2016/11/22

Santurtzi cuenta con un novedoso dispositivo para atrapar y eliminar ratas de una manera más eficaz

El Ayuntamiento de Santurtzi ha instalado recientemente sensores que detectan roedores y los elimina por impacto. Se trata de un sistema innovador para el control de roedores en conducciones subterráneas, cuyo funcionamiento se basa en la detección de estos animales y su eliminación por impacto, con una muerte instantánea. Santurtzi se convierte de esta manera en el primer municipio de Bizkaia en contar con este sistema ya implantado.

Tal y como ha explicado en rueda de prensa el concejal de Obras y Servicios Álvaro Aresti, la introducción de estos dispositivos en otros municipios “está en una fase inicial, si bien en otros países del norte de Europa su instalación se encuentra muy extendida”. “Hasta el momento hacemos al año tres batidas periódicas por todo el pueblo, y semanalmente se actúa en los avisos que nos hacen los propios vecinos, pero este sistema tan innovador sirve para complementar el servicio que se da en pro de mantener el municipio lo más controlado posible en cuanto a presencia de roedores”.

“La progresiva regulación del uso de rodenticidas anticoagulantes y las previsiones de que su uso, en un futuro muy cercano, sea muy restrictivo, nos obligan a desarrollar alternativas para el control de roedores, y en eso llevamos trabajando desde hace unos meses en Santurtzi”, ha añadido.

Este sistema es compatible con los actuales programas de control de roedores que habitualmente se usan y permitirá reducir el uso de rodenticidas en las zonas donde el dispositivo se encuentre trabajando.

En concreto, el dispositivo funciona de manera permanente (24 horas al dia), alimentado por una batería cuya autonomía se situa entre los 3 y 6 meses. Además, cuenta con detector de inundación, sensor de temperatura, nivel de batería y control de actividad, enviando una alarma en el caso de que la trampa deja de funcionar por cualquier motivo, tal y como ha explicado Ernesto Cañón, responsable de la empresa instaladora.
La ubicación del primero de los dispositivos ha sido en Vapor Habana, una ubicación que variará a otras localizaciones del municipio, y que irá rotando por diferentes puntos del municipio, teniendo en cuenta que no todos los registros son aptos para su instalación, “por lo que se debe seleccionar aquellos puntos más adecuados para su colocación”.
A modo de explicación, cabe señalar que “cada vez que el dispositivo detecta el paso de un roedor, dispara, y el roedor muerto es arrastrado por la corriente de la red de saneamiento, como cualquier otro residuo orgánico”.

Emplazamiento e instalación

El lugar de emplazamiento debe reunir una serie de características como la profundidad del registro y el diámetro de la tubería donde se encajará y la instalación consiste en introducir el dispositivo en la arqueta, ajustarlo a la tubería del saneamiento, ponerlo en marcha, calibrarlo y dejarlo operativo.

En concreto, el uso que ha tenido hasta el momento en Vapor Habana ha sido de una actividad normal, con un inicio muy activo hasta controlar los roedores vinculados a ese registro, y una posterior fase de vigilancia, eliminando los roedores que trataban de acceder a la conducción “vigilada”, desde otros colectores cercanos. “El número de disparos es importante, no solo por el número de roedores eliminados, sino por el potencial reproductor de los mismos”, que en el periodo de 6 meses que lleva instalado podrían haber generado una colonia 3-4 veces en número de roedores eliminados. “De esta manera, se han contabilizado un total de 81 disparos, lo que equivale a que se ha evitado una colonia de entre 250 y 320 ratas y todo ello sin consumir rodenticidas”.

Recientemente, y tras el periodo inicial en esta primera calle, se han instalado dos nuevos dispositivos, en Kabiezes y en Mamariga. “Se irá evaluando su actividad a la vez que se estudiarán nuevos posibles emplazamientos en otras zonas del municipio. El objetivo es moverlos de ubicación, a medida que la actividad en el punto de instalación se va reduciendo, e ir controlando diferentes puntos del municipio a la vez que mantenemos el control de las poblaciones de roedores en esos puntos.

El Ayuntamiento de Santurtzi destina 40.000 euros al año al control de roedores con todas las actuaciones que viene desarrollando, costando cada uno de estos dispositivos y su mantenimiento cerca de 5.000 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se ha producido un error en este gadget.