2013/01/28

El Ayuntamiento de Santurtzi pone en marcha una campaña recordatoria de las obligaciones de los dueños y dueñas de mascotas





Desde que el Ayuntamiento de Santurtzi impulsara la campaña “Kkdekan”, de concienciación de recogida de excrementos de animales en vía pública, desde el Área de Seguridad Ciudadana “se ha dado continuidad a la misma con el fin de solucionar algunos de los problemas que generan las mascotas, principalmente los perros, acometiendo a lo largo del año diferentes campañas para tratar de evitar y solucionar distintas cuestiones que se plantean con respecto a este tipo de  animales”. Así lo ha comentado en rueda de prensa esta mañana el concejal de dicho área, Manu Seoane, quien ha detallado que desde hace un par de semanas se ha puesto en marcha una campaña recordatoria de esta obligación hacia los dueños y dueñas de mascotas, “promoviendo la convivencia y el respeto entre vecinos y mascotas”.


Tal y como ha explicado, se trata de “informar de los recursos de los que el Ayuntamiento dispone para estos fines, como zonas delimitadas para que los animales puedan andar sueltos o las bolsas para la recogida de excrementos; así como mejorar la limpieza de nuestro municipio, o evitar las enfermedades parasitarias infecciosas que pueden propagar”.

En este sentido, son numerosas las quejas que con respecto a los excrementos caninos que quedan sin recoger se trasladan al Ayuntamiento. Por ello, y en cumplimiento de la normativa relativa a los denominados perros peligrosos, en la actualidad y, tratando de hacer frente a esta problemática, se está llevando a efecto una de las referidas campañas de concienciación y de cumplimiento de dicha ordenanza. Cabe reseñar que a lo largo del pasado año medio centenar de personas fueron sancionadas por incumplimiento de las diferentes ordenanzas relativas a mascotas. Así, la aplicación de la ordenanza relativa a limpieza recoge sanciones de entre 90 y 3.000 euros, si bien “la normalmente aplicada por omisión de la recogida de los excrementos de un animal es de 90 euros”. Asimismo, las sanciones de la Ordenanza sobre Tenencia y Protección de Animales oscilan entre los 150 y los 15.025 euros, aunque, según ha destacado el propio concejal, “la normalmente aplicada al titular de un perro suelto, no siendo peligroso, es de 150 euros”.

De la misma manera, Seoane ha recordado las medidas de seguridad de obligado cumplimiento por parte del dueño o dueña de perros peligrosos, como son portar el carné acreditativo de la concesión de la licencia correspondiente y del certificado de inscripción del animal en el Registro Municipal de animales potencialmente  peligrosos; llevar obligatoriamente bozal, cadena o correa no extensible y de menos de 2 metros; no portar más de un perro por persona; o estar atados en caso de encontrarse en una finca”. Asimismo, todos estos animales deberán estar identificados con  microchip.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gadget

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.